25 de agosto de 2011

Lobo, NO sabe lo que es el Poder Judicial


Por: Mercedes Montero

El principio básico de la democracia es la independencia de los poderes. Cada uno de los tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial tienen sus funciones y atribuciones específicas,  y ninguno de los tres puede ordenarle, sugerirle o recomendarle  a otro como debe cumplir con su deber, porque si esto llegara a suceder se habría perdido la democracia.   Cada uno de los poderes tiene una estructura jerárquica, a la que están asociados niveles de autoridad. El Poder Judicial contiene diferentes instituciones, todas las instancias judiciales: tribunales  o cortes, siendo la de mayor jerarquía la Corte o Tribunal Supremo de Justicia. Estas instancias garantizan que un fallo puede ser apelado a un tribunal superior a fin de lograr justicia, así como también puede ser solicitada la revisión de una sentencia. También hay otras instituciones como son la Fiscalía, la Defensoría, la Procuraduría y la Contraloría que tienen como función garantizar el respeto a los derechos humanos y denuncia de su violación, la defensa de los intereses públicos, el seguimiento a la gestión administrativa y corrección de sus desviaciones.   

El Poder Judicial cuenta con un  organismo que suele llamarse “Inspectoría de Tribunales”, que hace revisión de la gestión de las instancias. Existen procesos como lo es la recusación de un juez   La carrera judicial tiene escalafones, por los que tienen que pasar jueces y demás funcionarios hasta llegar a ocupar los más altos cargos. Entre los requisitos para el ascenso están  los años de experiencia y los cursos de capacitación necesarios. Los cargos de Fiscal, Contralor, Procurador, Defensor y los jueces de la Corte Suprema de Justicia deben ser aprobados por el Congreso Nacional. En los países democráticos todo este proceso goza de transparencia.   

Lo primero que hacen los dictadores para eternizarse en el Poder es cambiar la Constitución para hacer legal todo aquello que es ilegítimo. Parte de este plan maléfico es corromper el Poder Judicial y hacerlo dependiente del Poder Ejecutivo.   Manuel Zelaya siguiendo los pasos de sus mentores castro comunistas, quiso aplicar la “receta “que se ha venido aplicando en los países de la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA), por eso lanzó el proyecto anticonstitucional de la “Cuarta Urna” que le permitiría seguir el mismo camino de destrucción institucional transitado por Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Ecuador e implantar una dictadura corrupta y vitalicia.   

Honduras que es un país en el que hay democracia, todas las instituciones reaccionaron y frenaron el golpe de Estado que quería dar Zelaya. Cuan cierto es esto, que a pesar de la crisis  política que sufriera el país en el año 2009, la hipocresía de la comunidad y organismos internacionales no les quedó más remedio que aceptar las actuaciones transparentes de la Corte Suprema de Justicia, la Fiscalía, la Contraloría, la Procuraduría, el Comisionado de los Derechos Humanos, el Tribunal Supremo Electoral, El Tribunal  Superior de Cuentas y por último el Congreso.   

Como sería que la “políticamente correcta”  Comisión de la Verdad, encargada de investigar los sucesos de Honduras en el año 2009, al tratar de complacer y quedar bien con todo el mundo, en vista de las pruebas presentadas NO pudo decir que en Honduras había habido un golpe de Estado, sino que tuvo que dar el fallo tibio de “golpe al Ejecutivo” y declarar que Zelaya con su mal proceder era quien había provocado toda la situación de alteración política en el país.   

Lobo quien fue elegido como Presidente mediante un Proceso de Elecciones Generales absolutamente transparente, indudablemente heredó una situación difícil, no se sabe si por incapacidad y pusilanimidad (ambas demostradas ampliamente) o por una socarrona alianza con aquellos que quieren apoderarse del país del que es presidente, está haciendo todo lo posible por destruir la democracia hondureña.   

Lobo ante la queja que hiciera el Secretario de Seguridad sobre un juez que había dejado en libertad a un hombre que tenía armas ilegalmente, sin conocer las razones o pruebas que tenía el juez para dar ese fallo, dio las siguientes declaraciones:   
“Lobo Sosa dijo  que buscará un mecanismo especial para enjuiciar a los funcionarios del Poder Judicial que no cumplen la ley. El mandatario criticó que en Honduras la Corte Suprema de Justicia, CSJ, puede enjuiciar a los titulares de los poderes Ejecutivo y Legislativo, pero no existe ningún método mediante el cual se pueda enjuiciar al Poder Judicial. Consideró que la creación de un Tribunal de Justicia Constitucional podría ayudar a reglamentar un proceso para actuar legalmente contra el Poder Judicial. En caso de que no haya interés en crear este sistema contra los jueces podría llamarse a un plebiscito para que el pueblo decida si se forma este tipo de instancia legal” (Publicado en diario La Prensa- Honduras, 03/08.2011)
Con estas declaraciones Lobo azuza las diferencias que existen entre los Poderes Ejecutivo y Judicial que se vienen enfrentando con los juicios de corrupción seguidos al ex - presidente Zelaya.

Lobo al parecer desconoce que en Honduras existe la figura del antejuicio para iniciar un proceso penal contra un juez, por lo que ya hay una forma de procesar a quienes imparten justicia.   Los problemas de Lobo pueden ser tres: a) Inteligencia roma y supina ignorancia sobre como funciona la democracia. b)  Busca afanosamente la forma de cumplir con las “solicitudes” de sus aliados Castro comunistas (Plebiscito para cambiar las leyes). c) La combinación de las anteriores.   

Con ninguna de las opciones sobre los problemas de Lobo, Honduras sale favorecida  Pero lo cierto es que a Lobo se le ven las costuras. 

19 de agosto de 2011

¿Fin del Mundo?


Por: Eloy Page

Entiendo perfectamente que los Aztecas, Mayas, nigromantes, adivinos, agoreros y hasta modernos líderes de iglesias, hayan predicho que el fin del mundo va a suceder para el año 2,012, lo que definitivamente no entiendo es por qué nuestro gobierno se ha empeñado en hacer de nuestro país, un simulacro de lo que sucederá en ese momento.

En este simulacro de fin del mundo, este gobierno ha dado muestras de un caminar monumentalmente errático. Mientras por un lado promueve las inversiones de capital extranjero con eventos como el "Honduras is open for business", por otro lado desalienta la inversión nacional y extranjera al enfrascarse en un "terrorismo de estado" en contra de quien cuenta con el capital para invertir y de una clase media que hace lo imposible para poder subsistir en estos tiempos de calamidad, sin hablar de los pequeños empresarios que son una especie en vías de extinción.

Por si esto fuera poco, el "terrorismo mediático" que con lenguaje populista, el señor presidente inventa complots para asesinarlo y se expresa en contra de los que generan empleo e invierten en nuestro país, llamándolos "ricos llorones", no logra disminuir la galopante tasa de desempleo, por el contrario, lo único que logra es aumentarla y ahuyentar la poca inversión con que contamos, sin mencionar, que otro de los logros de su "terrorismo mediático" es propiciar y hacer más grande la brecha entre ricos y pobres, restándole dignidad a la pobreza y haciendo culpables a los "ricos" de todos los males de nuestro país, sin aceptar que si estamos en esta situación es precisamente por la corrupción y la impunidad con que por años han actuado los políticos, auto condonándose deudas y anulando juicios por malversar dineros del pueblo.

Sumamos a este ensayo del fin del mundo a la hondureña, el "terrorismo fiscal" que desalienta el ahorro interno, en contra de todos los hondureños que con esfuerzo han llegado a ahorrar la estratosférica suma de ciento veinte mil lempiras, suma que los convierte en el blanco perfecto de la Tasa de Seguridad. Con un lempira el hondureño compra gasolina y paga la tasa. El gasolinero paga al importador la gasolina, paga. La transnacional compra nuevamente combustible, paga. En otras palabras, del mismo lempira pagamos todos, lo que inevitablemente nos lleva a que al final ese lempira termine desapareciendo en las manos del gobierno y solo él sabe qué hará con él.

Mientras todo esto sucede, cada día vemos en los diarios con mayor frecuencia, la captura de policías involucrados en hechos delictivos, policías millonarios con sueldos de cinco mil lempiras, lo que demuestra que nuestra seguridad está en manos de organismos que no brindan la confianza necesaria que requiere el ciudadano para vivir con tranquilidad.

Si la comprensión de este simulacro del fin del mundo a la hondureña, no les parece suficiente, piensen en ¿Salud? ¿Educación? ¿Relaciones Exteriores? ¿Agro? ¿Seguridad Jurídica?.

Si usted no cree que esto sea el fin del mundo, recuerde que es solamente un simulacro, a la hondureña eso sí, para el 2,012 ya estaremos acostumbrados.

San Pedro Sula, Honduras. Agosto 19, 2011.