11 de julio de 2011

Cambios

Estimados amigos:
Durante los próximos días estaremos haciendo algunos cambios el formato de nuestro blog. Lo más importante será que cambiaremos de URL de la dirección anterior hacia www.eloypage.com .
Por algún tiempo, quienes utilicen la dirección anterior, serán redireccionados a la nueva dirección, posterior a ello, la anterior dejará de funcionar.
Solicito sus disculpas si estos cambios provocan algún contratiempo en ustedes, mis lectores, pero los mismos los hacemos pensando en su comodidad.
Gracias por su comprensión.

6 de julio de 2011

¡Tasa de Seguridad y Constituyente!


Por: Eloy Page


Noam Chomsky en sus Estrategias de Manipulación Mediática establece que el principal elemento en el control de la sociedad, es la estrategia de la distracción. La misma consiste en mantener la atención del público alejada de los temas importantes y de las decisiones políticas que pueden resultar impopulares, mediante la distracción hacia otros temas que pueden parecer importantes, pero que ocultan las verdaderas intenciones y los fines políticos para los cuales fueron diseñados.

Esta ha sido una estrategia seguida por nuestros presidentes por tiempos imperecederos. Todos recordamos a un presidente, de cuyo nombre no quiero acordarme, que al día siguiente que ganaba la selección de fútbol hondureña o previo a un feriado largo como la Semana Santa, aumentaba los precios de los carburantes y a nadie le importaba, o lo que es más, ni siquiera se daban cuenta.

Igual estrategia ha sido la máxima del actual gobierno. Para quienes hemos seguido de cerca el accionar político del nuevo gobierno, nos hemos encontrado que mientras estamos atentos en Honduras, nuestro Presidente nos aparece ya sea, en El Salvador reunido con el Frente Farabundo Martí, en Miami con el tristemente célebre Insulza o con Chávez y Santos en Cartagena. Existen en la administración pública maestros en el arte del escapismo al estilo Houdini, hoy están, mañana no se sabe dónde.

Mucho se ha hablado en estos días acerca de la recién aprobada Tasa de Seguridad. El pueblo hondureño está consciente que el tema de seguridad es de primordial importancia, sin embargo la pregunta es válida si pensamos en la magnitud de las recaudaciones frente al valor del presupuesto que se piensa destinar para seguridad. ¿Es proporcional el esfuerzo económico del pueblo con la cantidad que se pretende destinar al tema Seguridad?. Definitivamente no. El Congreso Nacional aprobó la tan llevada y traída Tasa de Seguridad, aparentemente sin un estudio honesto de la cantidad que en la práctica se recaudaría. La diferencia parece ser abismal, como abismal son los cinco años de duración de la tasa. Se calcula que el valor a recaudar será no menos de tres veces el valor que necesita Seguridad, que fue la razón por la cual se presento la iniciativa y que el Congreso, sin los números y estudios necesarios para tomar la mejor decisión a los intereses del pueblo, aprobó sin miramientos, a matacaballo y aparentemente en contubernio con diputados de la supuesta oposición.

Cualquier persona medianamente inteligente, estará de acuerdo que el porcentaje de la tasa no fue inventado al azar, en Honduras nada sucede por casualidad. El estudio financiero acerca del monto que se espera de la recaudación tiene que existir previo al establecimiento de la misma, pero no fue dado a conocer al pueblo, que es quien al final pagará la tasa. Si la recaudación real anda tres veces arriba de la necesidad, cabe entonces concluir que la finalidad de la tasa a pesar del nombre, no es para seguridad como nos han querido hacer creer. Tampoco se define en el decreto que le da vida, el destino del excedente y allí es donde venimos a caer nuevamente en el escapismo y la distracción en las acciones del Ejecutivo.

Mucho se ha conjeturado acerca del destino de este excedente, que si para obras sociales del gobierno (ver para creer), que si para financiar campañas políticas, sin embargo a nuestro gobierno no le interesa la salud, la educación, el desempleo, la seguridad jurídica, lo único que le interesa es el Acuerdo de Cartagena en el cual se le exige una Asamblea Nacional Constituyente. Evidentemente, el país no cuenta con los recursos para celebrar plebiscitos ni referéndums previos a una Constituyente, ¿Será ésta una buena oportunidad para agenciarse los fondos necesarios?. ¿Por qué razón no se quiere establecer un fideicomiso que responda por la utilización de los fondos, a fin de que sean destinados para lo que fueron creados?. ¿O es que se pretende con ellos cubrir las necesidades de tipo político del actual gobierno?. ¿En realidad les interesa la seguridad de la población o es solo el espejito que desvía la atención de sus verdaderos objetivos?.

Cualquiera que sea el caso, al pueblo se le debe decir la verdad y no debe ser objeto de estrategias de distracción agazapadas bajo el manto de sus propias necesidades.

San Pedro Sula, Honduras. Julio 05, 2011.

2 de julio de 2011

El Cáncer de Chávez

Por JORGE ORTEGA

Como ser humano lamento mucho la noticia que el Sr. Hugo Chávez Frías esté sufriendo por la presencia de un cáncer, es una enfermedad que no se le desea ni al peor enemigo. Hasta el momento todo es incierto, no se sabe de dónde se origina, ni mucho menos se sabe el grado de resección que se logró con las cirugías, ni su pronóstico. Como humano me solidarizo con él.

Y digo que no se le desea ni al peor enemigo, porque no se lo deseamos a nadie, ni a él, que es uno de los peores enemigos del sistema republicano de gobierno, un ser calculador que con toda la alevosía se aprovecha del sistema democrático para llegar al poder y destruir a la misma democracia. Así lo hizo en Venezuela y así intentó hacerlo en Honduras, pero cuando vio frustrado su plan al ser constitucionalmente depuesto su achichinque, que ostentaba la presidencia de la República de Honduras, montó en cólera y amenazó con intervenir abiertamente en los asuntos internos de los hondureños y recurriendo al insulto contra el sucesor en el ejercicio de la presidencia, amenazó con un “lo derrocaremos, así lo digo”. No lo logró, no pudo contra la determinación del heroico pueblo hondureño que en esos momentos difíciles era dirigido por uno de sus hombres más valiosos y valientes, Don Roberto Micheletti, que supo mantener la claridad del buen estadista, esa claridad evitó un enfrentamiento sangriento promovido desde Venezuela y procurado por el presidente depuesto; esa determinación nos llenó de patriotismo y dignidad. Honduras se mantuvo firme con valentía y determinación: el cáncer de las democracias latinoamericanas, el socialismo del siglo XXI, no entraría en Honduras.

Lo que vaya a pasar en Venezuela es tan incierto como incierto es lo que vaya a pasarle al Sr. Hugo Chávez. Pero lo que pase en Honduras es más predecible, las cosas no van a cambiar, con Chávez o sin Chávez, el Presidente Lobo ha logrado, con nuevos impuestos y tasas, asegurar el estrangulamiento económico a la clase media, baja y de los más pobres, de tal forma que el 80% de la población de Honduras va a financiar su plan de perpetuarse en el poder promocionándose con un proyecto similar al del “poder ciudadano”, pero que lo ha bautizado con el nombre de “Hablando con mi Presidente”, imitando al programa de “Aló Presidente” de Hugo Chávez en Venezuela. Es el mismo plan demagógico de viajar por todo el País para regalar espejitos, un bocadito de comida y muchas falsas promesas a un pueblo que vive en la ignorancia, con hambre, sin esperanza, sin trabajo y agobiado por la inseguridad total.

Si el heroico pueblo hondureño no toleró a aquel que contaba con el apoyo del Dictador del Sur y el apoyo de la hipócrita “comunidad internacional” y la OEA, éste, que no cuenta con el apoyo de nadie, ni siquiera con el apoyo de los verdaderos miembros del Nacionalismo, no puede llegar muy lejos.

El ex Presidente depuesto constitucionalmente el 28 de junio del 2009 dividió y dejó gravemente herida su institución política. El Presidente Lobo ha dividido al Partido Nacional entre los oportunistas que lo siguen a él esperando la próxima migaja que les arroje, y aquellos verdaderos hondureños que se identifican con la ideología de “Justicia Social con Libertad y Democracia”. El verdadero nacionalismo ha demostrado ser muy disciplinado, ahora les toca demostrarlo nuevamente y escoger entre seguir su ideología por el bien de Honduras o traicionar sus principios y su País, y seguir a un oportunista con sueños megalómanos de perpetuarse en el poder con su brillante sonrisa.

2 de julio del 2011.