26 de junio de 2011

Manifiesto Público

MANIFIESTO


La Alianza Democrática Nacional (ADN), organización que agrupa a la Sociedad Civil de la zona norte de la República, al pueblo hondureño en general y al Presidente de la República, don Porfirio Lobo Sosa en particular, hace saber:

Que consideramos que ningún acuerdo político está más arriba de la independencia de poderes, de nuestras instituciones democráticas y mucho menos de la autodeterminación de nuestro pueblo para solventar por nosotros mismos los problemas internos que nos aquejan. So pena de nulidad, ningún acuerdo puede estar por encima de la observancia de las leyes internas de nuestro país, de manera que la presencia de personeros extranjeros para revisar nuestro accionar judicial, no hace más que debilitar la independencia de poderes, el cual cuenta con el apoyo del pueblo hondureño quien mira su presencia en nuestro país, como un pueril intento de intimidación, sin mencionar el socavamiento de las bases del Poder Judicial como tal.

Que consideramos el protocolo de su reunión secreta con personeros de la Embajada de Venezuela en Honduras, como una preocupante sumisión de nuestro gobierno, ante las intenciones de establecer en Honduras el Socialismo del Siglo XXI, el cual consideramos que no vendrá a paliar los problemas que aquejan a nuestro pueblo y que por el contrario, por la experiencia vista en las naciones donde ha sido implantado, en nuestro país se convertirá en otro agente que nos hundirá más en el subdesarrollo y la pobreza.

Que la Alianza Democrática Nacional expresa su rechazo a la nueva tasa de seguridad en su forma pero no en su fondo. Que comprende y acepta que la seguridad nacional es tema de todos, sin embargo cree que para que nuestra Policía Nacional sea recipiente del sacrificio económico del pueblo hondureño, deberá pasar primero como una condición "sine qua non", por una profunda transformación y depuración que la convierta en una institución limpia, transparente y merecedora de un esfuerzo de tal magnitud, de lo contrario se estará sacrificando al pueblo sin avizorar resultados a corto, mediano o a largo plazo.

Que condenamos cualquier agenda secreta que violente nuestra soberanía o que pretenda subyugar la libertad de los hondureños a través de engaños sobre una consulta popular con la intención de derogar la Constitución de la República, pues ésta establece claramente los mecanismos a través de los cuales deben realizarse las reformas y claramente establece que cualquier intención de derogarla, por el medio que se pretenda utilizar, no sólo es por sí misma nula sino que también constituye un acto de TRAICIÓN A LA PATRIA.

Que rechazamos rotundamente el lenguaje populista y divisionista con que el Presidente de la República don Porfirio Lobo Sosa se refiere en sus intervenciones, a cualquiera que se oponga a las medidas por él dispuestas, sobre todo viniendo de un gobierno que llego al poder mediante una campaña proselitista que pregonaba no la división, sino la reconciliación del pueblo Hondureño.

Reiteramos al Señor Presidente de la República, nuestra intención de apoyo incondicional en los cambios sociales que tiendan a mejorar las condiciones de vida del pueblo hondureño y el fortalecimiento y no el detrimento, de nuestro sistema social y democrático.


San Pedro Sula, Junio 25, 2011.

22 de junio de 2011

Carta Publica al Presidente Lobo

Tegucigalpa, MDC, Junio 22 de 2011.

CARTA PÚBLICA AL SEÑOR PRESIDENTE PORFIRIO LOBO SOSA


Estimado Señor Presidente,


En nombre de la Unión Cívica Democrática, nos complace dirigirnos a Usted para exponerle, públicamente, nuestras preocupaciones sobre la forma que está conduciendo nuestro país.


Ante todo nos preocupa su actitud y el lenguaje que utiliza cada vez que se refiere a las personas que no somos de izquierda, a los empresarios del país, a todos los profesionales que a base de esfuerzo se han forjado un destino en esta Patria común.


No entendemos cómo una persona que ha hecho de la reconciliación nacional su principal propósito de Gobierno, puede mantener una posición de confrontación, menosprecio e insulto para quienes Usted llamala derecha. Y nos preocupa, enormemente que Usted diga que hay grupos poderosos recalcitrantes que se oponen a toda reforma en bien de nuestra Honduras. Todavía más, Usted manifiesta que se siente amenazado por esos grupos. Al no identificarlos con nombre y apellido, nos ofende a todos.


Si las reformas que Usted desea impulsar promueven la generación de inversión, empleo y riqueza. Si se proponen acabar con la corrupción de Gobierno. Si se orientan a fortalecer los programas sociales, la educación y la salud, tan abandonadas y descuidadas. Si procuran reducir decididamente la pobreza, con más acciones y menos discursos. Si su deseo es lograr una mejor democracia, con más participación ciudadana, con Poderes del Estado más independientes y con Instituciones más firmes, con la instauración definitiva del imperio de la Ley. Si su propósito es que los recursos públicos se manejen con honestidad, prudencia y eficiencia. Entonces no creemos que haya nadie de la derecha que no esté dispuesto a apoyarlo decididamente.


Lo que no se puede apoyar es la ambigüedad y lo desconocido. Los llamados a reformas constitucionales sin conocer el contenido. Las posturas populistas, los pronunciamientos que saben a doctrinas e ideologías fallidas que solo miseria y atraso han traído a los países donde se han implantado. El desprecio por la Ley. El irrespeto a la Corte Suprema de Justicia. La intolerancia y el despotismo. El repartir lo ajeno sin responsabilidad.


Señor Presidente, todos, absolutamente todos somos hondureños con igualdad de derechos. Incluso aquellos que no coincidimos con sus decisiones. Y Usted es el Presidente de todos y se debe a todos.


Todos tenemos derecho a saber qué rumbo lleva su Gobierno: El rumbo que ofreció en el Honduras is Open for Business o el rumbo que revela el informe del Encargado de Negocios de Venezuela (que Usted ha reconocido como cierto en un 90%).


Señor Presidente, los miembros de la Unión Cívica Democrática no somos sus enemigos. Al igual que Usted queremos lo mejor para nuestra patria. Y nuestra contribución a ese fin es nuestra permanente exigencia porque prive en Honduras la democracia, la ley, el respeto, la honestidad y el orden y para que en ese marco, se brinde un mejor futuro para los hijos de todos los ciudadanos, con la firme convicción de que un país sin respeto a la Ley y con una gran mayoría de sus ciudadanos en situación de exclusión y pobreza, no es viable.

Atentamente,

11 de junio de 2011

Micheletti: "El pueblo no quiere una Constituyente".

SAN PEDRO SULA,

HONDURAS.

El ex presidente interino, Roberto Micheletti, dijo el viernes que fue invitado a participar de una audiencia del Congreso estadounidense para analizar la decisión de ese país de revocar la visa a centenares de hondureños que participaron en la destitución de Manuel Zelaya.

"Sí, he sido invitado a ir a Estados Unidos", afirmó a la cadena local de radio HRN.

Agregó que irá "con todo gusto a dar mi aportación y desmentir muchas cosas que se dijeron sobre mi gobierno, pero no voy a arrodillarme ni pedir perdón a nadie... y mantengo firme mi postura que lo que hice fue defender la democracia de Honduras".

Según Micheletti, el subcomité para América Latina de la Cámara de Representantes lo invitó a una audiencia el 14 de junio en Washington.

Al evento también fueron convocados la ex presidenta del Banco Central durante la administración interina de Micheletti, Sandra Midence, y el ex aspirante presidencial del opositor Partido Liberal, Leonardo Villeda.

Micheletti: “El pueblo no quiere una Constituyente”

Directo, franco y con la determinación que lo caracteriza compareció el exmandatario interino de Honduras, Roberto Micheletti Bain, ante los medios de comunicación, que lo asediaron ayer cuando se hizo presente en el acto de inauguración de la Fundación Integral para niños con síndrome de Down en esta ciudad.

Su presencia causó revuelo entre los presentes, que hacían fila para fotografiarse con él o expresarle su admiración.

El evento pasó a segundo plano y la ronda de preguntas sobre la situación política de Honduras comenzó.

Inicialmente, Micheletti dejó muy claro su total rechazo a las iniciativas para aprobar una Asamblea Nacional Constituyente.

“Al pueblo no le interesa para nada la Constituyente. Creo que los hondureños somos lo suficientemente inteligentes para darnos cuenta de dónde está el mal y dónde está el bien. Hay un grupo de comunistas que quiere tomar el poder de la nación y un grupo de políticos que pretende continuar el juego que les conviene a los intereses de la gente de la Alba y especialmente los intereses de Chávez”, expresó. “No apoyo ninguna Constituyente, la pinten como la pinten”.

El exmandatario confirmó que tiene una invitación para participar como testigo en una audiencia en el Congreso de Estados Unidos en la que se hablará de la política estadounidense al revocar los visados de varios otrora funcionarios que ejercieron cargos públicos en el gobierno de Micheletti durante la crisis política que comenzó en 2009, aunque el ex-Presidente vio difícil su asistencia porque es uno de los perjudicados por la suspensión de visas.

“Puedo ir con todo gusto a dar mi aportación en esa reunión porque me gustaría desmentir varias cosas que se dijeron sobre el tiempo que estuve al frente del Gobierno, pero tampoco me voy a arrodillar ni a pedirle perdón a nadie. Mantengo firme mi postura, pues lo que debe estar ante todo es la defensa de la democracia”, declaró.

Se debe hacer justicia

El exmandatario dio a conocer que prefiere no solucionar su problema de visa, antes que coincidir con el embajador norteamericano Hugo Llorens y se refirió a los cables Wikileaks, en los que se revela que el estadounidense nunca le dio el visto bueno a Bain. “No me dan ganas de llegar a la EUA por no encontrarme con Hugo Llorens, que es un irrespetuoso, mentiroso y hasta creo que es más comunista que todos los demás. Tengo muchas verdades que decir porque gracias a WikiLeaks hemos sabido de los inventos de Llorens, que le hizo tanto daño a Honduras en el pasado y se lo sigue haciendo ahora”, afirmó.

Micheletti habló de los acercamientos entre el presidente Lobo y Hugo Chávez.

“Esperemos que no sea ningún compromiso que él (Lobo) pueda preparar con Chávez, que es un dictador en su país y que lógicamente no trae consecuencias positivas para ningún país de Latinoamérica que se le acerque. Hemos visto cómo actúa, todos lo conocemos y sabemos que Chávez no da un paso sin intereses políticos que ya tenga calculados”.

Al preguntarle por la importancia que podría tener la llegada de Manuel Zelaya a Honduras, el ex-Presidente contestó con ironía. “¿Quién es ése? No lo recuerdo, no lo conozco. Realmente considero irrelevante su presencia en el país”, ironizó.

El ex-Presidente hondureño se refirió a la suspensión de los juicios contra Zelaya.

“Respeto a la Corte Suprema de Justicia, pero lo único que sé es que no se ha perdonado absolutamente nada. Lo que pasó sólo fue una suspensión para corregir errores cometidos en los procedimientos. Pienso que tienen que retomar el caso contra Zelaya cuando se tengan todas las pruebas de los actos de corrupción de estos señores. Se debe hacer justicia”, manifestó.

Tomado de Diario La Prensa, Honduras. Edición Sábado, 11.06.2011.

7 de junio de 2011

Mercedes Montero pregunta: Honduras y Venezuela: ¿Por la misma senda?

El 11 de abril, 2002 un millón de personas ejercimos democráticamente nuestro derecho a exigirle al presidente Chávez su desvío al mandato dado por la nación. Es sabido por venezolanos y comunidad internacional, que esa manifestación terminó con un pueblo masacrado, la renuncia de Chávez, la cual en palabras del general de tres soles Lucas Rincón: “le fue aceptada”, auto juramentación de Carmona Estanga como presidente, y, el regreso de Chávez al poder en la madrugada del 13 de Abril, 2002.
Lo ya expresado innumerables veces a lo largo de los últimos nueve años , no es otra cosa que la VERDAD para nosotros los ciudadanos venezolanos, sin embargo el ejercicio de nuestro derecho ha sido catalogado a conveniencia como “golpe de Estado” por aquellos que desconocieron ese contundente reclamo.
Nunca se estableció una Comisión de la Verdad que investigara y esclareciera los hechos, ha quedado a la vista de la nación venezolana, que los asesinos materiales están libres y declarados “héroes de la revolución”, y, aquellos policías que cumpliendo con su deber trataron de evitar primero que la masa se dirigiera al Palacio Presidencial y luego proteger a los ciudadanos, han sido condenados a 30 años de prisión, una condena que ni siquiera se les ha dado a los criminales de guerra.
Todos sabemos como ha avanzado la destrucción de nuestro país, no solo material, sino moralmente. Todas nuestra instituciones, organizaciones, economía, infraestructura, ambiente, pero sobre todo la moral han sufrido la embestida mortífera del llamado “Socialismo del Siglo XXI”. La Venezuela próspera y con futuro ha sido vuelta polvo.
El 28 de junio 2009, después de varios meses de haber observado una situación de desestabilización provocada por el presidente de Honduras, el Hemisferio completo se despertó con la noticia “El presidente Manuel Zelaya, había sido llevado a Costa Rica en un avión de la Fuerza Aérea hondureña”.
Bajo los titulares, estaba la explicación. En Honduras como país democrático, funcionaba perfectamente la independencia de poderes. Esas instituciones habían cumplido con su deber de exhortar al presidente Zelaya a respetar la Constitución Hondureña de 1982, la cual estaba violando flagrantemente, siguiendo la misma línea de acción aplicada en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y en menor grado otros países Latinoamericanos.
Los sucesos previos a la crisis surgida en el país venían siendo publicados en la prensa internacional. Zelaya continuaba abusando y las instituciones cumpliendo con su deber. La Corte Suprema de Justicia, falló en contra del llamado de Zelaya a incluir una cuarta urna en las Elecciones Generales a llevarse a cabo en el país en noviembre de ese mismo año, en la que proponía el llamado a una Asamblea Constituyente para cambiar la Constitución, cuyo objetivo concreto era la modificación de los artículos pétreos, que prohíben en forma explícita la reelección indefinida.
Sobre la base de la sentencia de la Corte Suprema de Justicia hondureña, hubo una Sustitución Presidencial Constitucional, lo cual es muy diferente a un golpe de Estado. El Congreso Hondureño en sesión especial nombró como Presidente Interino a Roberto Micheletti ,quien en ese momento tenía el cargo de Presidente del Congreso.
Por su parte las Fuerzas Armadas hondureñas evaluando “el estado de necesidad”, temieron que se presentara una confrontación sangrienta si Zelaya permanecía en el país y procedieron a expulsarlo de Honduras.
Los sucesos posteriores fueron noticias obligadas en los medios de comunicación, la intervención de los gobiernos castro comunistas en los asuntos internos de Honduras, en defensa de Zelaya su aliado hondureño , no tienen parangón. La presión sobre uno de los países más pobres del Hemisferio para arrodillarlo fue inicua.
Micheletti con toda entereza llevó al país a las Elecciones Generales del 29 de noviembre 2009, en las cuales Porfirio Lobo fue electo como presidente. Las cosas no eran fáciles para Honduras, ni como país, ni como nación. Un asunto es que Lobo tuviera que buscar la reconciliación de la nación, la entrada en la OEA, la inversión extranjera en el país, y, otra muy diferente la pérdida de la dignidad representada por negociaciones a espaldas de su pueblo, con aquellos que tienen en la mira a Honduras para que caiga en las garras del castro comunismo que ha destrozado a todas las naciones a las que ha tocado.
Será que a Honduras “David de América” le tocará la misma triste caída que a Venezuela. ¡Dios no lo quiera!



Mercedes Montero
mechemon99@yahoo.co.u

5 de junio de 2011

Alejandro Peña Esclusa


Por: Gladys de Lagos

Aprovechando la visita de Chavez a Brasil, Indira Ramirez de Peña Esclusa, esposa del amigo de Honduras Alejandro Peña Esclusa, escribió una carta a la señora Delma Roussef, Presidenta de ese país, pidiéndole que interceda ante Chavez para la liberación de su esposo. Don Alejandro fue candidato presidencial de Venezuela, es escritor; pero sobre todo defensor de Venezuela. En la mencionada carta la señora Peña Esclusa apela a los buenos oficios de la Presidenta de Brasil, para su liberación. Primero porque considera que el encarcelamiento de su esposo es injusto, ya que Chavez no tiene ninguna prueba valedera por lo que se le acusa, segundo que don Alejandro padece de cancer de próstata y no ha recibido tratamiento alguno durante su permanencia en una de las instalaciones de la policía venezolana y su estado de salud puede agravarse seguramente.

Don Alejandro fue apresado el 12 de Julio del 2010, tiempo después de haberse presentado en San Pedro Sula, donde en una charla magistral nos advirtió de lo que se podía venir para Honduras en los meses venideros, lo que efectivamente esta sucediendo. La policía y el gobierno venezolano le ha achacado a don Alejandro innumerables actos, sin embargo; ninguno a sido debidamente comprobado. Desde "mi hermana cárcel" como el la llama ha escrito diferentes artículos, y hace mención a la intervención de Chavez en Honduras.

Considerando que somos bastantes los hondureños que sentimos simpatía y afecto por don Alejandro, pensando en lo que podemos hacer desde aquí, se me ocurre que debemos unirnos en oración para pedirle a Dios que la Presidenta de Brasil Delma Roussef pueda convencer a Chavez que lo libere. Estoy convencida que el poder de la oración es fortísima y eficaz, hagamoslo en el nombre de la libertad! Hagamoslo porque don Alejandro Peña Esclusa estuvo con nosotros en esos días y meses tan terribles que pasamos, hagamoslo por humanidad!

Desde Honduras le enviamos a don Alejandro Peña Esclusa, su esposa y sus hijas nuestro apoyo, respeto y sobre todo muchas bendiciones.





2 de junio de 2011

El voto en contra y nuestras elecciones.

Por Eloy Page

Luego de dos años estudiando el caso Venezolano y su injerencia en nuestra América Latina, puedo asegurar sin temor a equivocarme, que alrededor de éstos nada sucede por casualidad. Extremadamente obvio es que nunca hablan con la verdad y si se trata de entender lo que afirman, simplemente se tiene que creer exactamente lo contrario de lo que dicen.

Partiendo de esto, el Acuerdo de Cartagena no fue casualidad, sino que la culminación de una estrategia(plan B) orquestada en la Habana, a fin de repatriar al ex presidente libre de pecados y con plenos derechos en política. Siempre el SSXII se guarda un as sobre la manga y en la asamblea extraordinaria de la OEA para decidir el reingreso de nuestro país al seno de la Organización, para sorpresa de muchos, uno de los países chavistas, emitió su voto en contra. Pero como pudo ser eso?, se preguntarán muchos, Cómo es que un país que obedece sin chistar a Chávez, no acuerpa su resolución de aceptar a Honduras??. La respuesta es muy sencilla. Fueron órdenes de Chávez.

Aparentemente, al Ecuador no le beneficia en nada emitir su voto en contra, sin embargo, le dio la excusa a Venezuela de introducir un adendum al escrito de reincorporación, en el cual se pide castigo para los "autores intelectuales y materiales del Golpe de Estado en Honduras", con la excusa de que con el escrito se lograría "convencer" a Ecuador, ¿?. excelente jugada no lo creen?.

Y es que el Acuerdo de Cartagena habla de establecer Constituyente (mientras el acuerdo de San José lo prohíbe) y del reingreso del derrocado libre de juicios de corrupción, para que pueda participar en política libremente, lo que hace evidente que lo que más les interesa de la Constituyente es eliminar lo pétreos y permitir la reelección indefinida. Claro está, que para cuando el sustituido se pueda presentar a reelección, se habrán también habilitado a todos aquellos sobre los cuales pesa la prohibición incluyendo al también ex presidente Roberto Micheletti, de quien sí están seguros que puede barrer con todos si se llegara a presentar a unas elecciones.

Al ex presidente sustituido, no le conviene reincorporarse al Partido Liberal, ni tampoco le conviene que sus seguidores que se hacen llamar, "liberales en resistencia", se incorporen al nuevo partido de la Resistencia porque para ellos es de imperiosa necesidad, mantener la división dentro del partido Liberal. Si se reincorpora al partido, para ser el candidato tendría que someterse a elecciones internas con el consabido riesgo de no salir electo candidato a presidente, mientras si se queda en el nuevo partido, bueno, eso es otra cosa, allí él es el caudillo y no puede haber otro candidato que le pudiera hacer contrapeso en unas internas. De manera que es claro que se quedará con el nuevo partido, que dicho sea de paso, la única oportunidad que tiene de convertirse en partido político es vía decreto ya que difícilmente logre cumplir los requisitos necesarios para hacerlo vía solicitud al Tribunal Supremo Electoral. Para ese fin, el Presidente Lobo ya tiene trabajando en ello al Presidente del Congreso. Si alguien quiere meditar en esto, solo repasen las declaraciones de los involucrados. La Resistencia expresó que no querían ser partido por decreto y el sustituido manifestó que retornará al partido Liberal, recuerden la experiencia, a los partidarios del SSXXI hay que creerles lo contrario.

De manera que el único hondureño que puede interponerse en los planes comunistas es Micheletti si se presenta a reelección, de manera que el siguiente objetivo de Chávez es anular a Micheletti. Pero cómo? me preguntarán!! Esta visto que Lobo se resiste a etiquetar lo sucedido en Honduras como un "Golpe de Estado", porque como lo expresa Roger Noriega en su artículo, Lobo considera que si lo hace, Chávez tendrá que darle asilo a él también, sin embargo, tenemos que recordar que la Comisión de la Verdad fue nombrada con el único propósito de etiquetar lo sucedido como Coup D'état y será eso lo que escucharemos este mes en que la Comisión entregue su informe a la nación Hondureña. Al suceder esto, los adláteres de Hugo Chávez, comenzarán a pedir la cabeza de Micheletti y de Vásquez Velásquez, así como la de todos aquellos civiles y militares, que habiendo o sin haber participado en los sucesos de Junio del 2009, son ahora estorbo para las intenciones de entronar al sustituido nuevamente en el poder. Teniendo a Micheletti en la cárcel, según ellos, el único obstáculo para sus planes estará anulado.

De algo es lo único que podemos estar seguros, que mal paga el diablo a quien bien le sirve, el Presidente Lobo ingenua o conscientemente como afirma Noriega, accede a ejecutar lo que el sustituido no pudo hacer por la vía ilegal y a cambio, Ecuador vota en contra y Venezuela a favor con reservas, con el propósito de poner otra condición fuera del Acuerdo Cartagena. Al igual que en Argentina y Uruguay, se desatará un caza de brujas nunca antes vista en Honduras. Estén atentos compatriotas, estén atentos.

San Pedro Sula, Junio 02, 2011.