2 de julio de 2011

El Cáncer de Chávez

Por JORGE ORTEGA

Como ser humano lamento mucho la noticia que el Sr. Hugo Chávez Frías esté sufriendo por la presencia de un cáncer, es una enfermedad que no se le desea ni al peor enemigo. Hasta el momento todo es incierto, no se sabe de dónde se origina, ni mucho menos se sabe el grado de resección que se logró con las cirugías, ni su pronóstico. Como humano me solidarizo con él.

Y digo que no se le desea ni al peor enemigo, porque no se lo deseamos a nadie, ni a él, que es uno de los peores enemigos del sistema republicano de gobierno, un ser calculador que con toda la alevosía se aprovecha del sistema democrático para llegar al poder y destruir a la misma democracia. Así lo hizo en Venezuela y así intentó hacerlo en Honduras, pero cuando vio frustrado su plan al ser constitucionalmente depuesto su achichinque, que ostentaba la presidencia de la República de Honduras, montó en cólera y amenazó con intervenir abiertamente en los asuntos internos de los hondureños y recurriendo al insulto contra el sucesor en el ejercicio de la presidencia, amenazó con un “lo derrocaremos, así lo digo”. No lo logró, no pudo contra la determinación del heroico pueblo hondureño que en esos momentos difíciles era dirigido por uno de sus hombres más valiosos y valientes, Don Roberto Micheletti, que supo mantener la claridad del buen estadista, esa claridad evitó un enfrentamiento sangriento promovido desde Venezuela y procurado por el presidente depuesto; esa determinación nos llenó de patriotismo y dignidad. Honduras se mantuvo firme con valentía y determinación: el cáncer de las democracias latinoamericanas, el socialismo del siglo XXI, no entraría en Honduras.

Lo que vaya a pasar en Venezuela es tan incierto como incierto es lo que vaya a pasarle al Sr. Hugo Chávez. Pero lo que pase en Honduras es más predecible, las cosas no van a cambiar, con Chávez o sin Chávez, el Presidente Lobo ha logrado, con nuevos impuestos y tasas, asegurar el estrangulamiento económico a la clase media, baja y de los más pobres, de tal forma que el 80% de la población de Honduras va a financiar su plan de perpetuarse en el poder promocionándose con un proyecto similar al del “poder ciudadano”, pero que lo ha bautizado con el nombre de “Hablando con mi Presidente”, imitando al programa de “Aló Presidente” de Hugo Chávez en Venezuela. Es el mismo plan demagógico de viajar por todo el País para regalar espejitos, un bocadito de comida y muchas falsas promesas a un pueblo que vive en la ignorancia, con hambre, sin esperanza, sin trabajo y agobiado por la inseguridad total.

Si el heroico pueblo hondureño no toleró a aquel que contaba con el apoyo del Dictador del Sur y el apoyo de la hipócrita “comunidad internacional” y la OEA, éste, que no cuenta con el apoyo de nadie, ni siquiera con el apoyo de los verdaderos miembros del Nacionalismo, no puede llegar muy lejos.

El ex Presidente depuesto constitucionalmente el 28 de junio del 2009 dividió y dejó gravemente herida su institución política. El Presidente Lobo ha dividido al Partido Nacional entre los oportunistas que lo siguen a él esperando la próxima migaja que les arroje, y aquellos verdaderos hondureños que se identifican con la ideología de “Justicia Social con Libertad y Democracia”. El verdadero nacionalismo ha demostrado ser muy disciplinado, ahora les toca demostrarlo nuevamente y escoger entre seguir su ideología por el bien de Honduras o traicionar sus principios y su País, y seguir a un oportunista con sueños megalómanos de perpetuarse en el poder con su brillante sonrisa.

2 de julio del 2011.

2 comentarios:

  1. Eloy como siempre tus artículos sobre el tema que mueve tu fibra de hondureño son certeros al evaluar el proceso político de tu país.
    Ciertamente Porfirio Lobo al igual que Zelaya también se ha valido de los mecanismos de la democracia para intentar destruirla, pero estoy segura que el David de América volverá a demostrar toda su valentía y amor por la libertad.

    ResponderEliminar
  2. Aunque estoy de acuerdo con la lucha del pueblo de Honduras, no estoy de acuerdo cuando dice que chavez es un ser humano, ahí se equivoca el señor Ortega. Chavez es una rata resentida, cobarde, mal oliente, y como diría Paquita la del Barrio: "un inútil, que no asusta a nadie con su pistolita", así que si tiene cáncer, hay que desearle que le duela bastante y que se queme en el infierno, por todo el mal que ha hecho y sigue haciendo.

    ResponderEliminar