26 de junio de 2011

Manifiesto Público

MANIFIESTO


La Alianza Democrática Nacional (ADN), organización que agrupa a la Sociedad Civil de la zona norte de la República, al pueblo hondureño en general y al Presidente de la República, don Porfirio Lobo Sosa en particular, hace saber:

Que consideramos que ningún acuerdo político está más arriba de la independencia de poderes, de nuestras instituciones democráticas y mucho menos de la autodeterminación de nuestro pueblo para solventar por nosotros mismos los problemas internos que nos aquejan. So pena de nulidad, ningún acuerdo puede estar por encima de la observancia de las leyes internas de nuestro país, de manera que la presencia de personeros extranjeros para revisar nuestro accionar judicial, no hace más que debilitar la independencia de poderes, el cual cuenta con el apoyo del pueblo hondureño quien mira su presencia en nuestro país, como un pueril intento de intimidación, sin mencionar el socavamiento de las bases del Poder Judicial como tal.

Que consideramos el protocolo de su reunión secreta con personeros de la Embajada de Venezuela en Honduras, como una preocupante sumisión de nuestro gobierno, ante las intenciones de establecer en Honduras el Socialismo del Siglo XXI, el cual consideramos que no vendrá a paliar los problemas que aquejan a nuestro pueblo y que por el contrario, por la experiencia vista en las naciones donde ha sido implantado, en nuestro país se convertirá en otro agente que nos hundirá más en el subdesarrollo y la pobreza.

Que la Alianza Democrática Nacional expresa su rechazo a la nueva tasa de seguridad en su forma pero no en su fondo. Que comprende y acepta que la seguridad nacional es tema de todos, sin embargo cree que para que nuestra Policía Nacional sea recipiente del sacrificio económico del pueblo hondureño, deberá pasar primero como una condición "sine qua non", por una profunda transformación y depuración que la convierta en una institución limpia, transparente y merecedora de un esfuerzo de tal magnitud, de lo contrario se estará sacrificando al pueblo sin avizorar resultados a corto, mediano o a largo plazo.

Que condenamos cualquier agenda secreta que violente nuestra soberanía o que pretenda subyugar la libertad de los hondureños a través de engaños sobre una consulta popular con la intención de derogar la Constitución de la República, pues ésta establece claramente los mecanismos a través de los cuales deben realizarse las reformas y claramente establece que cualquier intención de derogarla, por el medio que se pretenda utilizar, no sólo es por sí misma nula sino que también constituye un acto de TRAICIÓN A LA PATRIA.

Que rechazamos rotundamente el lenguaje populista y divisionista con que el Presidente de la República don Porfirio Lobo Sosa se refiere en sus intervenciones, a cualquiera que se oponga a las medidas por él dispuestas, sobre todo viniendo de un gobierno que llego al poder mediante una campaña proselitista que pregonaba no la división, sino la reconciliación del pueblo Hondureño.

Reiteramos al Señor Presidente de la República, nuestra intención de apoyo incondicional en los cambios sociales que tiendan a mejorar las condiciones de vida del pueblo hondureño y el fortalecimiento y no el detrimento, de nuestro sistema social y democrático.


San Pedro Sula, Junio 25, 2011.

4 comentarios:

  1. Estamos pendientes de la lucha que libra el pueblo hondureño, contra las intenciones chavistas de imponer la franquicia Castro-mafiosa del siglo XXI. Ojo con el lobo y su disfraz de caperucita roja.

    ResponderEliminar
  2. Otro ejemplo de la política de "doble moral", llevada a cabo por el régimen venezolano. No constituye ninguna novedad, observar las triquiñuelas de "personeros de la mal llamada revolución socialista del Siglo XXI", tratando de intervenir, de cualquier manera, en los asuntos internos de todo país que consideren proclive a dejarse "enamorar" por intereses económicos: la muy desprestigiada chequera petrolera de Venezuela, manejada personal y abusivamente por el actual inquilino de Miraflores, tiene un "no sé qué de atractivo" para aquellos países con problemas económicos; las economías pobres suramericanas son el caldo de cultivo perfecto para aplicar la política preferida del régimen venezolano, que consiste en "sembrar el resentimiento y la división" en el pueblo "oprimido por la oligarquía" (¿¿ ??). Como ciudadana venezolana, parte sufriente de la pesadilla del socialismo del Siglo XXI, mi único consejo para estos países, es que se miren en el espejo de la triste realidad que hoy vivimos los venezolanos: corrupción galopante en el sector público, incluyendo los cuerpos policiales y militares; INSEGURIDAD de todo tipo, tanto personal, como económica y jurídica; destrucción total de la infraestructura vial, económica y de vivienda; desaparición de lo que se conoce como LIBERTAD de EXPRESIÓN, aunque el régimen pregone a los cuatro vientos que ellos no limitan la libre expresión de pensamiento y opinión, lo cierto es que, en los últimos doce años, han llegado al límite de "cerrar", dos veces, un canal de TV y 34 emisoras radiales, amén de otros medios de comunicación que les han resultado incómodos,
    porque no se pliegan a la "línea comunicacional" oficial. Ojalá nuestra mala experiencia no se replique en otros países americanos, pero eso dependerá únicamente de la capacidad de previsión que tengan, tanto sus gobernantes, como sus ciudadanos.

    ResponderEliminar
  3. Excelente comunicado, ya que expresa una posición a favor de la defensa del mandato constitucional, soberanía y principios democráticos.

    En la unión está la fuerza y en la verdadera justicia la paz y libertad

    ResponderEliminar