18 de octubre de 2010

Como borregos al matadero!!.

Por: Eloy Page

El origen de la frase es incierto, sin embargo se utilizó mucho por la segunda gran guerra para referirse al holocausto de millones de personas, que aun sabiendo las razones de su movilización a los campos de exterminio, lo permitieron sin oponer resistencia, como borregos al matadero.

Todo nos parece indicar, que la historia se repetirá en nuestro país. La miopía severa y una memoria cortoplacista de nuestros políticos, nos está llevando como borregos al matadero, sin que nadie se oponga y los pocos que lo hacen, sufren por hacer reaccionar a un pueblo que en un tiempo extremadamente corto, olvidó las causas por la cuales tuvo que transitar por una crisis política de dimensiones monumentales.

Quienes crean que porque Hugo Chávez ya no aparece en la televisión, amenazando con invadir Honduras y derrocar su gobierno, ya se olvidó que Honduras es parte integral de su proyecto geopolítico del Socialismo del Siglo XXI, están completamente equivocados. El Socialismo del Siglo XXI, no es más que el nombre romántico con el cual, como si fuera un canto de sirena, pretenden nombrar al comunismo recalcitrante, desfasado y arcaico, puesto que por sí misma la palabra comunismo es sinónimo de incremento de la miseria, de pérdida de libertad, de fusilamientos y prisión para sus opositores.

Los comunistas no sueltan presa. Honduras es parte integral de su proyecto de hegemonía regional y si bien es cierto, se les detuvo en su avance en Centroamérica, eso no quiere decir que ya renunciaron a someter a nuestro país a su égida. Con la sustitución presidencial, vieron truncadas sus aspiraciones pero su guerra continúa y no descansarán hasta lograr sus propósitos, sin embargo, nuestra Constitución fue nuestra espada en esa primera batalla y los artículos pétreos se convirtieron en nuestra armadura, armas con las cuales logramos defender nuestra forma de vida y nuestras libertades, a fin de no caer en la miseria con que estos dictadores tropicales mantienen a sus pueblos, caso es el de Cuba, Venezuela, Nicaragua, etc..

Los nuevos mecenas del pueblo hondureño, esgrimiendo el argumento de quitar la bandera de lucha al comunismo, pretenden reformar el artículo 5 de nuestra Constitución, como ruta que los llevará a una Constituyente con el propósito malsano de reformar los artículos pétreos. El hecho de que el párrafo siete del mencionado artículo, expresamente prohíba la consulta para reformar el artículo 374 que petrifica la no reelección, es para ellos razón suficiente para pretender su reforma a costa de lo que sea.

Claro está, ningún político se ha opuesto a esto porque, oponerse a las reformas es oponerse a que el pueblo sea consultado y por ende, es oponerse al pueblo de quien se sirven para conseguir de ellos su voto y disfrutar por cuatro años del erario nacional y de las canonjías de las comisiones en las que son ubicados, pero..... ¿Habrá algún político serio, que no padezca de miopía severa ni memoria cortoplacista y pueda ver unos pocos años hacia adelante y recordar las causas por la cuales caímos en esta crisis?, ¿Podrá alguno de esos políticos o nuevos mecenas, recordar que la crisis vivida por los hondureños, se debió en su totalidad por el abuso e injerencia del Comunismo del Siglo XXI en nuestro país?. ¿Habrá alguno con mente lo suficientemente clara, para darse cuenta que la lucha no ha terminado?. Quien sea que le quite la armadura a nuestra Constitución, el resultado será el mismo y se convertirá en el responsable directo que nuestro país caiga nuevamente en la anarquía y el recrudecimiento de la injerencia extranjera. Sobre sus espaldas caerá la responsabilidad de que el dinero de los venezolanos corra como ríos en Honduras, para la compra de voluntades, conciencias y si también logran lo que pretenden de anular los juicios contra el sustituido, para que regrese en total impunidad, pronto estaremos presenciando una campaña mediática masiva para retomar el poder a la sombra de la reforma de los pétreos que permitan la reelección.

Hondureños Libres, no permitamos que nos lleven como borregos al matadero. Oponerse a la reforma del artículo 5 no es en este momento, oponerse a que el pueblo sea consultado, por el contrario, oponerse a ello es tratar de defender las libertades del pueblo, es un asunto de Seguridad Nacional.