16 de septiembre de 2010

Para que quede CONSTANCIA.

El día de hoy, 15 de Septiembre del 2010, día en que Honduras celebra su 189 aniversario de Independencia, se suscitaron actos vandálicos en la ciudad de San Pedro Sula, los cuales, debido a la tergiversación que de los mismos están haciendo los miembros de la llamada Resistencia Popular, como hondureño que soy, me veo en la imperiosa necesidad de aclarar a los pueblos del mundo.

Honduras celebra su independencia nacional con un desfile cívico patriótico de todas las escuelas e institutos educativos del país, con sus respectivas bandas de guerra lo cual da colorido a los desfiles. Cabe mencionar que estos desfiles son cívico patrióticos y no tienen en ningún momento matiz político alguno.

Los miembros de la llamada Resistencia Popular, dieron inicio a un desfile paralelo al que se desarrollaba por parte de los institutos y en determinado momento dieron inicio a los actos vandálicos que tienen por costumbre efectuar contra las instalaciones físicas de los negocios y edificios privados que encuentran a su paso, quebrando ventanas y pintando paredes con propaganda política. En esta oportunidad no les fue suficiente la agresión a la propiedad privada sino que tornaron su agresión a los estudiantes de los institutos que estaban desfilando en ese instante. Como era de esperar, la Policía Nacional no tuvo más alternativa que intervenir, no solo para proteger la propiedad privada si no también para proteger la vida de los estudiantes y espectadores que en ese momento efectuaban su actividad cívica anual.

Los miembros de la Resistencia se volvieron violentos en contra no solo de la Policía sino también de los civiles que se encontraban en el lugar. Como es lógico esperar, se produjeron arrestos de quienes incurrían en delitos como escándalo público y daños a la propiedad privada. Estos tuvieron que ser dispersados con gas lacrimógeno, teniendo que pasar los presentes por la molestia de inhalar estos gases lo cual indispone a las personas momentáneamente.

La llamada Resistencia Popular, que la componen los partidarios del ex presidente defenestrado el 28 de Junio del año recién pasado, se dan a la tarea en cada oportunidad que tienen de reunirse y cometer actos vandálicos en contra de la propiedad privada y provocar a los miembros de la Policía Nacional, a fin de que éstos respondan a sus provocaciones.

Como en toda sociedad moderna, no es posible cometer actos vandálicos en completa impunidad por lo que la Policía Nacional, con el fin de resguardar la propiedad privada y la vida de las personas, tuvieron que actuar y dispersar a los miembros de la Resistencia, pero estos utilizan estas acciones para hacer denuncias que sus manifestaciones son pacificas y que son objeto de represión por parte del Estado hondureño.

En Honduras no existe la represión por si sola. Cada vez que la Policía se ha visto en la necesidad de intervenir, ha sido porque los miembros de la Resistencia, convierten sus manifestaciones "pacificas", en verdaderas hordas que arremeten y destruyen todo lo que encuentran a su paso, llegando como el día de hoy, a agredir a los espectadores y estudiantes que celebraban el desfile cívico patriótico en celebración de la independencia patria.

Una vez más, los partidarios del presidente derrocado demuestran que su amor por Honduras es nada y que solo responden a consignas ideológicas foráneas e intereses personales de unos pocos.

En todo país del mundo civilizado, cuando un puñado de personas se dedican a agredir la propiedad privada y a las personas en su integridad física, éstas tienen que ser controladas por la Policía del país respectivo, sin que ésto signifique represión de tipo político. CONSTE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario