8 de septiembre de 2009

Honduras destapó las ollas.

Eloy Page
Septiembre 07, 2009.

La situación política en Honduras puede verse desde cualquier punto de vista que se quiera ver. Unos la ven desastrosa, otros como fuente de oportunidades, otros como muy positiva, pero lo cierto es que sirvió para destapar muchas ollas, las cuales estaban antes de los sucesos, cociéndose a fuego lento.

El expansionismo Hitleriano del siglo XX, perdón, ése es otro artículo, permítanme empezar de nuevo. El expansionismo Chavista del siglo XXI, había estado trabajando lo más sigiloso posible en adelantar condiciones favorables a su expansionismo en los organismos internacionales, que luego tendrían que calificar sus acciones antidemocráticas. Su meta, lograr que estos organismos no solo respondieran a sus órdenes sino, emitieran sus dictámenes de forma favorable a su accionar destructivo de la democracia que le sirve de escudo, para implantar su comunismo en Venezuela y exportarlo al resto de Latinoamérica, lo cual había sido la máxima de su papá Fidel.

La sucesión presidencial que se dio en Honduras, aceleró todos esos procesos y dejo en evidencia muchas situaciones que habían estado a la sombra y sin hacer ruido. En primer lugar Chávez demostrando una vez más sus dotes de guerrero, amenaza públicamente a Honduras con una invasión militar, desde Miraflores y por televisión por supuesto. Por la boca muere el pez, decía mi abuelita y es que yo creo que conocía bien a Chávez, porque el tirano de Caracas es de los que hablan mucho y hacen poco y siempre delata hasta el más “top” de sus secretos con su verborrea, así que si alguien alguna vez tuvo dudas de la injerencia de Chávez en Honduras, él mismo se encargó que confirmarlas.

La OEA, venía de celebrar su reunión anual en Honduras y allí se había iniciado un proceso, en el cual el ex presidente Zelaya y su ex canciller Patricia Rodas, habían manipulado la reunión para obligar al pleno a tocar el asunto del reintegro de Cuba al seno de la Organización, trastocando la agenda al extremo de extender el tiempo suficiente para que la Secretaria de Estado Hillary Clinton, no tuviera tiempo de tomar la palabra, antes de salir de viaje hacia Europa como lo tenía planeado. La OEA ya daba visos de su inclinación a Chávez. Al suceder lo de Honduras, su pendejo principal, quedo más que en evidencia, al cumplir con una visita relámpago y poco ortodoxa al sitio de los hechos, solamente porque así se lo mandaban los estatutos de la organización, pero igual, finalmente cumplió las órdenes de Chávez. Expulsar a Honduras del Organismo Regional. Hasta CNN sucumbió ante la evidencia, vía la pauta publicitaria de las instituciones del gobierno de Venezuela, por lo que se volcó en contra de la pequeña Honduras de una manera desmedida e impropia de un noticiero llamado a informar y no a “empujar” a sus televidentes.

Además de todo esto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, comandada por una camarada de las milicias Chavistas, Patricia Mejía y un asesino canciller de la Kirshner, tuvieron el descaro de venir a Honduras a constatar la violación a los derechos de los hondureños y que aunque no pudieron constatar nada, igual lo establecieron en su comunicado oficial. ¡Honduras es un pandemónium!.

Pero quizás la olla más asombrosa de todo esto, es que el representante del país que siempre estuvo a la vanguardia de la democracia en el mundo, el presidente Obama de Estados Unidos de América y su canciller Hillary Clinton, se sitúan a la par de Chávez en causa común en contra de aquel paisito, al que nadie dio importancia anteriormente debido a su pobreza y pequeñez. Ese paisito, puso en evidencia el expansionismo que Chávez y su Socialismo del Siglo XXI, han venido ejecutando desde hace unos años en Latinoamérica, al igual que puso en evidencia para el asombro del mundo, al coloso de la democracia que hoy parece más un camarada de Fidel.

Idearon un dialogo y nombraron un mediador que también quedo en evidencia, por su chovinismo y pretender con tono rimbombante, restablecer la paz en Honduras. En lugar de mediar en el conflicto, se quiso asegurar el éxito y trato de imponer un Pacto, el cual lo único que demostraba era su desconocimiento de la situación.

Finalmente, no pudieron contra el paisito. El pacto de San José no resulto, perdiendo su mediador la oportunidad de otro viajecito gratis por Estocolmo. Chávez tuvo que tragarse su diarrea verbal, porque cada vez que hablaba se ponía más en evidencia. Zelaya se dedico a acumular millas en Aero Citgo y a vivir como le gusta, con el dinero de otros, esta vez de los venezolanos. Honduras recupera casi su normalidad, salvo por unos cuantos que todavía protestan a favor del retorno del emperador Meligula y su caballo “Café”, procónsul de su imperio.

Se inicia la campaña política en Honduras con vista a las próximas elecciones generales y de repente, otra vez, todos a la carga. Estados Unidos con Obama al frente arrecia sus sanciones, Honduras dice que no le importa, que puede subsistir. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, da a conocer su infamia plasmada en un reporte, Honduras dice que le favorece el reporte porque en él hablan de cuatro muertos y la “resistencia” grita Holocausto! con más de cien muertos. Honduras dice que ya solo faltan dos meses para las elecciones y que en ellas ve la solución a todo el embrollo y ahhhhhh, así es la cosa???…. Entonces, Chávez, la OEA, Zelaya y el resto del mundo, preparan para las próximas elecciones su siguiente campo de batalla. Y comienza nuevamente el circo, atacando el único flanco que les queda. Las elecciones generales en Honduras. Allí van a volcar todos sus esfuerzos para tratar de detenerlas.

Insulza inicia una gira por Argentina, Chile y Paraguay, tratando de buscar consenso para que no se acepten las elecciones en Honduras, el Departamento de Estado Norteamericano dice que “a este momento” no puede reconocer las elecciones en Honduras, y tiene razón porque “a este momento” no hay nada que reconocer. La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, grita en su informe que no hay condiciones para desarrollar elecciones libres en Honduras (como las de Chávez en Venezuela será), en fin “Ladran, Sancho, señal que cabalgamos”.

Si fuera cierto lo que dice Chávez, Insulza y Zelaya, que no puede salir un presidente legítimo de un gobierno de facto, entonces Zelaya sería el séptimo presidente ilegítimo de Honduras luego de veinte años de gobiernos de factos. Habría que invalidarlo antes a él también.

Hondureños, acudamos en masa todos a votar por el candidato de nuestra preferencia, enseñémosle al mundo que lo reconozcan o no, el pueblo hondureño va a expresar su voluntad en las urnas y que ante ésta, no hay quien pueda opinar lo contrario ni oponerse. ES LA VOLUNTAD DEL PUEBLO DE HONDURAS Y PUNTO. Eso sí, tengamos cuidado de no elegir nuevamente un comunista disfrazado de demócrata que ya anda uno por allí, porque va a ser difícil mandarlo en piyama a Costa Rica, tendrá que ser a Panamá en todo caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada