21 de agosto de 2009

Gracias a Dios por la Cuarta Urna!!

Agosto 01, 2009.

Honduras cuenta treinta y cuatro días de respirar libertad, paz de espíritu y esperanza en un futuro mejor para todos. Nuestra posición geográfica nos ubica en el camino de uno de los peligros más fuertes con que la naturaleza, abate a los pueblos enclavados en el Mar de las Antillas y el Caribe. Las tormentas tropicales y los huracanes que año con años azotan nuestro país. Pero nunca habíamos sido amenazados con el peor de los males del cual hoy nos hemos librado, la pérdida de nuestro sistema de vida y de gobierno.
Tuvimos un presidente al cual elegimos, con esperanza y a la vez ingenuidad, creyendo que traía las mejores intenciones para dirigir nuestros destinos y dirigir a nuestra patria, hacia nuevos horizontes de prosperidad para todos. Todo estaba bien al inicio de su gobierno. Conformó un gabinete incluyendo a todas la corrientes que se presentaron a las internas de su partido y unos cuantos incluso, que militaban en el partido de oposición. Todo parecía normal. Sin embargo, al cabo de un año cuando inventó una evaluación a sus ministros, la utilizó de excusa para remover a los ministros que no pertenecían a su corriente y colocar a los que eran de su confianza y que hoy se encuentran autoexilados. Nada de esto, nos hacia presagiar, lo que vendría después. Nuestro presidente a ese momento era inofensivo, era como cualquier otro que hubiéramos tenido antes. Es más, en un momento de sus primeros años de gobierno, Estados Unidos detuvo las importaciones de melón Hondureño por suponerlo contaminado de salmonela. El mismísimo presidente de todos los Hondureños, compareció frente a las cámaras de televisión, en su escritorio de casa de gobierno, comiéndose un melón a fin de demostrarle al mundo entero, que él podía comer la fruta sin temor a que algo le pasara, aunque al final no supimos si le dio diarrea o no, pero así era Manuel Zelaya, ingenuo, bien intencionado, con ganas de hacer las cosas que fueran necesarias para proteger el patrimonio de los exportadores de frutas de nuestro país. De repente....Todo cambió!!
Hoy, nos encontramos inmersos en una lucha en su contra, tratando de defender nuestra democracia, nuestras instituciones y como si fuera poco, la libertad, no para nosotros, sino para nuestros hijos, los hijos de nuestros hijos y las generaciones que les seguirán. Hoy tenemos una asociación de presidentes llamada OEA, que vuelan sobre nuestro país, tal cual las aves de rapiña sobrevuelan la carroña que les proporciona alimento. Estamos bajo presión internacional para restituir al presidente aquel, que una ves fue inofensivo, inocente, ingenuo y contra el cual ahora se manifiesta toda la Hondureñidad. Todo inició con un coqueteo entre él y el dictador de Venezuela. Comenzó a gustarle salir del país con grandes comitivas y encontrarse con sus nuevos amigos en los conclaves internacionales, le gusto codearse que todas esas personas que antes solo en diarios miraba. Hasta que un obscuro día apareció ese dictador de pacotilla Venezolano en nuestra capital, dizque para firmar con Honduras un tratado llamado ALBA, el cual supuestamente solo beneficios traería a nuestro país. En los actos de la firma del tratado y cuando le fue cedida la palabra a HUGO CHAVEZ FRIAS, el mundo se nos vino abajo. Utilizo nuestra hospitalidad y nuestra tierra, para insultar al que fuera nuestro más grande aliado, los Estados Unidos. No solo insulto a nuestros amigos, sino que extendió los insultos hacia la gran mayoría de los Hondureños, llamándonos pitiyankis, ignorantes y el colmo de todo, vendepatrias. Fue indignante, pero lo realmente sorprendente fue, que al igual que las focas en espectáculos cirquenses, nuestras autoridades incluyendo al presidente, aplaudieron sin cansarse, validando con ello los insultos proferidos contra el pueblo que los había llevado al lugar donde se encontraban. Desde ese momento, nuestra vida institucional se volvió una pesadilla.
Considero que debemos ser honestos con el mundo y decirles abiertamente, que la lucha por la democracia que hoy mantenemos, no es tanto contra Zelaya, sino contra Chávez, su Socialismo del Siglo XXI y lo que ello representa. Zelaya por si solo, se asemeja a un perro que ladra al paso de un peatón, pero que cuando le abren el portón, mete la cola entre las patas y corre a esconderse bajo el carro del patrón.
Luego de la aparición de Chávez en el panorama de Honduras, volteamos a ver a Venezuela y nos encontramos con la triste realidad de un pueblo que ha perdido su democracia y todo lo que ella ofrece a los pueblos que la practican. Libertad de expresión, libre determinación y hasta lo más básico, salud y educación libre de doctrinas ideotizantes. El país que por su petróleo debiera ser el más rico del cono sur, hoy se hunde en la miseria, con un pueblo de verdad reprimido, sometido al doble discurso y doble moral de sus autoridades. Expresarse en Venezuela hoy es un pecado, pero dentro de poco, también será pecado no hacerlo. Por acción u omisión, igual irán a parar a la cárcel, si le conviene al estado. Es eso democracia?? Señor pendejo explíqueme, es eso democracia? Explíqueme en que lugar del mundo, a la democracia se le llama revolución?.
Retomo el caso de Zelaya. Siguiendo con los planes Chavistas de expansión, presento ilegalmente la necesidad de reformar la Constitución, con la excusa de que era necesaria para ayudarle a los pobres a salir de la pobreza, como si para ayudarle a los pobres fuera necesario reformar constituciones. Para eso solo se necesita voluntad. Fue entonces que Zelaya presento el proyecto 4ta Urna. Gracias a Dios por ella, ya que marcó el inicio de la salida del Zelaya que se había dejado llevar por la brillantez de los petrodólares del pueblo de Venezuela, que Chávez dilapida impunemente. Si Chávez hubiera sido medianamente inteligente, se habría dado cuenta que debió detener la farsa, gracias a Dios no lo hizo. La soberbia que ha sido alimentada por la impunidad con que han logrado sus propósitos en Bolivia y Ecuador, lo cegó en Honduras.
El pueblo Hondureño ha dado lección al mundo, que no hay que ser hipócritas. A la democracia hay que llamarle democracia y la falta de la misma, habrá que llamarle Socialismo del Siglo XXI. Los Hondureños seguiremos dándole Gracias a Dios por la 4ta Urna, ya que con ella se marco la salida de Zelaya y por ganancia adicional, Chávez encontró en su Waterloo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada